Políticas de Mejora de la Gestión

La lectura del contexto en el cual actúa la Facultad de Ciencias Contables, Administrativas y Económicas y los desafíos que éste le plantea llevan a perfilar la institución que queremos. Se trata de unas pinceladas que bosquejan, tal vez con un alto grado de utopía, el día a día de la Institución y la proyectan en el tiempo.
Delinear los contornos de la Facultad que queremos hace parte del esfuerzo colectivo por convocar la pluralidad de apuestas de futuro presentes en la comunidad académica. En un proceso ampliamente participativo, caracterizado por el espíritu crítico y la confrontación argumentada de diferentes puntos de vista, se propició un escenario democrático, interdisciplinario.
Para alcanzar los propósitos que guían la Facultad soñada, la Institución se propone consolidar la cultura de la evaluación y la autorregulación, como ejercicios permanentes y de soporte a la toma de decisiones que redunden en una incorporación de la cultura de la calidad en la comunidad educativa.
Las siguientes líneas generales tejen horizonte institucional de futuro:
La Facultad de Ciencias Contables, Administrativas y Económicas será abierta al mundo y a la diversidad cultural; promoverá el dominio de una segunda lengua, tendrá presencia en el mundo y será reconocida como una Institución acreditada bajo criterios nacionales e internacionales de calidad. Para el logro de este empeño confluyen los procesos académicos, la investigación y la extensión como funciones sustantivas que se soportan con una efectiva administración y una estructura normativa que garantiza un ambiente favorable al ejercicio libre de la ciencia.
• Procesos académicos basados en estándares de calidad, orientados hacia la formación en competencias para resolver problemas nacionales en un contexto internacional
La solución de problemas en el contexto global implica la definición de procesos de formación integral que busquen el despliegue de las competencias que le permitan al sujeto un alto desempeño académico, una alta competencia profesional y laboral, y una actuación social marcada por su compromiso como ciudadano.
En ese propósito, la Facultad reconoce en sus docentes un factor definitivo, y se propone estructurar y fortalecer un plantel docente suficiente y altamente calificada. Sus profesores estarán vinculados a las más importantes redes de sus campos del saber, y se promoverán su presencia en diferentes escenarios de debate, investigación y docencia.
El encuentro entre los sujetos del proceso educativo estará enmarcado en programas y proyectos académicos que faciliten el diálogo y la interacción entre diferentes disciplinas; procesos flexibles, formulados de manera que fomenten la formación por ciclos y a lo largo de toda la vida. Los procesos de renovación curricular están orientados a responder a las exigencias del contexto y a velar por la pertinencia de los programas y a su vinculación con las dinámicas nacionales, regionales e internacionales.
La Facultad integra su oferta educativa en un sistema que comprende pregrados y posgrados, procurando un equilibrio entre la cobertura, la retención con calidad, con la proyección de modalidades de clases presenciales – actualmente vigente – y clases virtuales.
La gestión de la calidad en este ámbito procura establecer condiciones que favorezcan el cumplimiento de todas y cada una de estas estrategias.
• Cultura investigativa de excelencia, liderada por grupos de alto nivel, dirigida a fomentar la productividad científica, a garantizar un desarrollo sustentable y a contribuir en hacer realidad una sociedad del conocimiento.
La actividad investigativa está ligada a la posibilidad real de integrar y consolidar comunidades científicas; la naturaleza de los campos del saber asumidos por la Facultad y la propia dinámica del conocimiento no alientan la acción solitaria que, aunque posible, se hace cada vez menos efectiva.
Así mismo, busca articularse a centros de excelencia, estrategia que tendrá sentido en tanto permita la participación en programas locales y nacionales de investigación, desarrollo e innovación, y consoliden la infraestructura y las redes de información científico—tecnológica, con el fin de lograr el desarrollo de la región y el país en un marco social y económico sustentable.
La relación con las comunidades científicas y la interacción en un mundo altamente competido plantean el desafío de avanzar en el compromiso institucional de construcción de la cultura de la investigación que proyecte la apropiación social del conocimiento, con base en el respeto a la propiedad intelectual, el uso y la certificación de los procesos de investigación y sus resultados.
La investigación en la Facultad está aún en un nivel incipiente, pero se pretende orientarla a contribuir al diagnóstico y a la intervención en problemas propios de cada uno de los campos del saber, con énfasis en la innovación y el emprendedurismo en función del fomento de la productividad, factor decisivo para la inserción del país en el escenario de la globalización económica, mediante la articulación Universidad—Empresa—Estado.
La apropiación social del conocimiento es uno de los principales desafíos de la actividad investigativa. Podremos hablar de una sociedad del conocimiento cuando el impacto de la investigación permee los sectores del desarrollo y alcance la cotidianidad de individuos e instituciones. En este propósito confluyen los medios de comunicación y el alcance a todos los sectores de las tecnologías de la información y la comunicación que permiten el acceso al conocimiento y, a la vez, ofrecen servicios de excelencia a través de tecnología de punta.
• Extensión fundamentada en la responsabilidad social, preocupada por alcanzar altos niveles de impacto institucional y por fomentar la presencia de la Facultad en los ámbitos nacional e internacional.
La formación de profesionales y los resultados de la investigación tendrán trascendencia cuando contribuyan a la solución de los problemas que les dieron origen; la Facultad cumple con su responsabilidad social entregando sus profesionales y los logros de sus investigaciones a la región, al país y a la comunidad internacional.
Los contextos nacional e internacional exigen procesos de interacción entre Universidad—Empresa—Estado, para contribuir al desarrollo con altos estándares de calidad. Especial interés representa para la Facultad aportar a la competitividad de las empresas, mediante estrategias que las hagan más productivas y les permitan actuar con responsabilidad social.
En esa misma dirección, la Facultad se propone promover el emprendimiento de sus estudiantes y egresados; y, a la vez de cumplir una labor de intermediación laboral y apoyo, canalizar adecuadamente sus egresados. En este empeño, es preciso organizar e implementar una unidad responsable de este servicio. Así mismo, favorecer las actividades sociales, mediante las cuales se atiendan aquellas iniciativas que surgen de las entidades sin fines de lucro, las ONG y las organizaciones cívicas y comunitarias.
• Procesos administrativos orientados hacia el cumplimiento cabal del objeto social de la Institución y caracterizados por el incremento de recursos y la racionalidad en el gasto.
La Facultad enfrenta el siglo XXI con una precariedad administrativa que no le permite proyectarse en el contexto mundial con programas académicos, proyectos de investigación y actividades de extensión.
La administración de la Facultad se apoyará en una unidad que organice el control de las actividades con indicadores de gestión claros y con sistemas de información accesibles y oportunos que faciliten el control, la evaluación y el seguimiento a su gestión.
La gestión financiera optimizará los recursos de la Facultad y generará nuevas fuentes de financiación que le otorgarán un alto grado de autosostenibilidad.
El plan de mejoras guía las acciones tendientes a fortalecer la comunidad académica, asegurar el desarrollo de la investigación, potenciar la extensión y la internacionalización.
En un marco de autonomía, donde cada miembro de la comunidad universitaria es responsable de su bienestar, la Facultad brindará oportunidades para el crecimiento personal y profesional a todos sus integrantes.
Los programas de desarrollo humano y bienestar universitario contribuirán a la formación integral y a la calidad de vida de la comunidad universitaria.
• La Facultad, fiel al espíritu liberal que la gestó, garantiza un ambiente de libertad para la creación, consolidación y difusión del conocimiento científico, y estructura, con su acción diaria, el orden jurídico necesario para lograr la pacífica y eficaz convivencia de sus propios estamentos y de las plurales tendencias políticas e ideológicas del medio social.
La Facultad fomenta el respeto de las libertades individuales en los ámbitos social y político, y defiende y propicia la iniciativa privada en el terreno económico.
El cuanto al orden jurídico interno de la Institución, en completa concordancia con la Constitución, las leyes de la República y las directrices institucionales de la Universidad Nacional de Pilar, está en proceso de elaboración un material que normaliza la vida universitaria sobre la base de valores y principios que constituyen la guía suprema de su acción cotidiana, en aras de fomentar la libertad espiritual sin la cual no puede concebirse el auténtico desarrollo humano y social.
La normativa pretende ser clara y accesible a todos, de manera a asegurar una vida institucional justa, ordenada y abierta a las ideas y tendencias concomitantes con las nuevas realidades sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*